Nuestra dinámica

Agregar a favoritos español

Vivir para que cada día sea siempre hermoso, sería vivir para nosotros mismos. Nuestro ideal es Jesús abandonado. De hecho, cada vez que nos visita es una fortuna, porque hay la oportunidad de amarlo. La felicidad viene si vivimos para Él. Porque a fuerza de amar a Jesús Abandonado uno llega a estar lleno del Espíritu Santo. No hay otras maneras. ¿Cómo entiendes que no estás en el aire? Del hecho de que no tenemos el valor de decirle a nuestro amigo: «Mantengamos a Jesús en el medio». Ese es el termómetro.

Autor:
Fecha: 1999-08-14
Formatos: video
Duración: 5'